Un sueño

Veo mi reflejo en el agua, en un río que me parece conocido

pero que, al adentrarme en el sueño, descubro nuevos tonos en su estela

No es el mismo, no soy la misma

Pero ¿Quién soy en ese reflejo?

Cada vez estoy más alejada de la orilla, ahora veo islas

-sostenes del espíritu- como hitos

Balbucean algo, me acerco a su susurro: Tenés que ir a vivir a Los toritos

¿Dónde queda?, una pregunta simple pronuncio con una voz como burbuja desde lo profundo

del agua

¿Será como un bautismo? Recibo el agua hacia adentro, hacia las raíces de mi boca

Voy hacia ese nuevo lugar y con la fuerza de un toro, espero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *