La semilla de vida

“Lo que resiste es la cáscara endurecida, pero ella oculta la semilla de vida palpitante.” Lizelle Reymond, “La vida en la vida”

I el sueño

Ella oculta la semilla de vida palpitante, esas palabras vienen a mí

en un sueño pero de esos que más que sueños

son claridades.

¿Quién la oculta?, me pregunto ahora con la mirada despierta.

II una mujer y el árbol

¿Una mujer? Quizás sea una mujer con brotes en su interior, que darán

a luz lo desconocido, la savia palpitante.

Una mujer que respira desde la entraña más profunda de un árbol,

desde el enraizamiento recibe el aire, la chispa. Y ve un punto, casi verde

casi semilla, apenas visible. Ese verdor lleva en su interior una posibilidad de ser,

tan grande como el espíritu tan amplia como el follaje. El tronco del árbol es su casa,

su útero donde recibirá aguas nutricias, cobijo hasta ser quien dentro de sí

lleve una nueva vida para dar a luz.

III la pregunta

¿Será en el brote?

El árbol, la semilla, el brote crecen desde la mujer, desde sus raíces ancestrales

para posarse en el ojo de la imaginación.

¿Quién será cuando sea dada a luz?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *