El faro, guía. Siento que mi anhelo se fortalece con su mano de luz. Y en el afuera se manifiesta, se traspasa el dolor, la piedra en el corazón y en las manos. Una entrega abre la puerta y vos y yo nos zambullimos en el placer. En la vida. En mi cuerpo que respira madurez de una etapa de llanto que ya se fue, y disfruta cada saliva, cada beso, cada estruendo, cada encuentro.

El fuego ilumina y da fuerzas para no perderme en la noche.  

Veo el mar a lo lejos y reconozco la ciudad donde fui libre.

Veo un lugar conocido, una torre, una estructura y al lado, el agua.

Nutre, da vida, espacio, aire y es verde. De color verde es la profundidad del alma y de la mujer que ya es libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *