Mi gata fue tomada por el miedo, su cuerpo se agacha, sus orejas se vuelcan hacia atrás. Es irracional porque el miedo es tan irracional, viéndola creo que es tan instintivo. No se si es su miedo o es parte de mi miedo que se trasladó a esa parte tan mía, a  ese ser animal, a esa gata, a mi gata compañera.

Quiero ayudarla a través del juego pero pienso también en dejar que suceda y mientras observo mi miedo irracional, la ayudo. ¿qué parte mía quiere salir corriendo?

Mi parte gata instintiva animal salvaje se está liberando, la que anhela amar profundamente como una entrega mutua que arrasa que ahonda y que sumerge los cuerpos  en el sentir más puro e inexplicable.

Mi parte miedosa se apoderó de mi gata, se alojó en sus entrañas. Y ahora las dos tenemos que volver a ser una, para sanarnos  como el cielo y la tierra, dos que se hablan para poder ser.

¿El amor se sentirá como el miedo instintivo? Que se mete por los huesos, por los poros de la piel…como un rayo que cae en la soledad del campo una noche oscura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *