Palabras nuevas viven en este renacer de un huevo sin cáscara. Cae a la tierra.

Los pies están protegidos indefensos.

El tono es azul abierto cielo. Azul oscuro profundo océano hacia abajo hacia la escondida nota.

Aguas donde purificar la tibieza de un cuerpo, rito bautismal. Se tiñe de un azul más oscuro casi negro bello. Inmenso.

Protejo cuido alimento embebo en las aguas al germen de mí misma. Descascaro el molde.

En un agua cálida uterina, recubre los mantos, los disuelve en un cuerpo que bebe que dará nueva vida.

Y una muerte convive con el soplo de vida. Muero en un mar desconocido, muero debajo del mar, adentro de una gestación. Muere un padre. Muere un hombre. Muere el hombre que respiraba a través de mí.  Mueren los hombres que nadaron en ese mar mi savia mi líquido.

¿Cuál será el color? ¿El del hombre nuevo? ¿El de la mujer nueva?

Desenterrarme. Desenterrarnos, eso anhelo.  Eso respiro, eso deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *